Volver al Blog

Leasing habitacional: todo acerca de esta opción de financiación

Beneficios y diferencias del Leasing Habitacional

Los créditos hipotecarios son la forma más tradicional, y probablemente la más usada para comprar vivienda. Pero no es la única manera. ¿Sabías que también hay otras opciones disponibles como el leasing habitacional?

Si es la primera vez que escuchas de esta alternativa o quieres saber un poco más acerca de ella, aquí te contamos más.

Preguntas comunes acerca del Leasing Habitacional

Deseamos que tengas a la mano toda la información de forma clara y precisa. Por eso, creamos esta corta ronda de preguntas y respuestas para despejar tus dudas.

¿Cómo funciona el Leasing Habitacional?

Es un sistema de crédito novedoso que te permite ser propietario de una propiedad pagando arriendo. Por ejemplo, puedes vivir en ella por un tiempo de hasta 20 años. Pasado este período, o antes si así lo prefieres, puedes optar por convertirte en su propietario.

¿Cuáles son sus principales características?

● Bajo esta modalidad puedes ceder el contrato del inmueble en cualquier momento, sin incurrir en gastos de escritura y registro.

● Los gastos de escrituración sólo se deberán cancelar al momento de ejercer la opción de compra.

● Te da la posibilidad de acceder a pólizas colectivas, permitiendo que puedas asegurar tu vivienda con un seguro de vida.

¿Quién puede hacerse acreedor a este tipo de crédito?

Todas las personas que se encuentren interesadas en adquirir vivienda. El límite de edad puede abarcar hasta los 70 años y cuenta con amplia flexibilidad para su adquisición.

¿Por cuánto tiempo se puede tener?

Un beneficiario puede elegir entre un lapso inicial de 5 años y se puede extender hasta 20 años de cobertura.

¿Qué requisitos debe cumplir para solicitarlo?

Los requisitos suelen ser los mínimos estipulados para cualquier tipo de crédito. Es decir, entre ellos se cuenta la edad, y el demostrar un monto de ingresos acorde al valor de la propiedad. Asimismo, se solicita el certificado laboral, en el caso de empleados y sus colillas de pago.

Por otro lado, para los independientes, se solicita los documentos que soporten su actividad económica e ingresos.

¿Qué diferencia al Leasing habitacional de otras modalidades de financiamiento?

Su principal diferencia se da en la tenencia del título propiedad del inmueble. En el crédito hipotecario el cliente queda inscrito como propietario del inmueble desde el primer momento. Al tiempo que pone el inmueble en garantía de pago y es hipotecado por el banco.

En el leasing habitacional se celebra un contrato con el banco bajo modalidad de arriendo. A su vez, el cliente decide si desea o no tomar la opción de compra, y se calcula el pago del monto restante para acceder a la propiedad final.

¿Qué tasas de interés puedo encontrar en un leasing habitacional?

Usualmente las tasas en el leasing habitacional suelen ser más bajas que en el crédito hipotecario tradicional. Esto se da debido a que se consideran transacciones exentas de renta para las entidades financieras.

¿Qué pasa si desisto de continuar con el leasing de mi vivienda?

Tu decisión de abandonar el contrato contempla una serie de obligaciones. En ellas se estipula que debes cancelar el saldo a capital restante al tiempo pactado. Esto, sumado a los intereses generados en este período de tiempo.

Leasing habitacional y los mitos que la rodean

El leasing habitacional es una excelente alternativa para adquirir vivienda. Sin embargo, se encuentra rodeada de algunos mitos injustificados que desvelamos aquí.

Mito número 1. Es más caro que un crédito tradicional
Si bien en estructura son muy diferentes, los costos suelen ser muy similares. Por una parte, el crédito tradicional incluye valores como la escrituración, el seguro y costos operacionales. Al contrario del leasing, donde la escrituración es algo que se da sólo si el cliente decide tomar la opción de compra.

Igualmente se dan en ambos casos avalúo del inmueble, honorarios de abogados por estudio de títulos, seguros de incendio y terremoto, seguro de vida, gastos de mantenimiento de la vivienda, etc.

Mito número 2. En el leasing me pueden quitar la vivienda
En esta modalidad de financiación, las responsabilidades y los pasos a seguir, en caso de una mora en el pago, son las mismas del crédito hipotecario. Igualmente, antes de llegar a un proceso de restitución, se buscan alternativas de financiación con el propietario.

Mito número 3. En un leasing me pueden financiar el 100% sin dar cuota inicial
Esto depende de que el banco te acepte esta propuesta. Aunque lo tradicional es que se pueda trabajar bajo el esquema de entregar el 20% o el 30% de cuota inicial y que esta se pague al momento de escriturar.

Finalmente, siempre encontrarás diferencias entre una u otra alternativa, pero de todas maneras estarás realizando una inversión al tiempo que constituyes tu patrimonio.